Montebaco: VIAJE DE IDA Y VUELTA AL «TERROIR»

Una cata instructiva. / MONTEBACO

“Lo que pretendo es reflejar el paisaje de la finca Monte Alto en mis botellas”. “Un vino de terroir no es necesariamente un vino de calidad”. “La esencia de un vino está por encima de su calidad”. Con estas tres frases, César Muñoz, director técnico de Montebaco desde 1996, resumió a la perfección su ideario enológico y los postulados que han orientado su trabajo en esta bodega de la Ribera del Duero durante 20 años. Las pronunció como introducción a una cata vertical de nueve de sus tintos que se celebró hace unos días en el restaurante madrileño Sal Negra (Mateo Inurria, 33), con Manuel Esteban-Martín -propietario e hijo del fundador de la bodega en 1993- como anfitrión. Las botellas se distribuyeron en tres grupos de tres, representativos de las distintas etapas de la firma.

César Muñoz, enólogo de la bodega. / M

En primer lugar, las añadas 1994 y 2000 de Montebaco y el Vendimia Seleccionada 2001. Fue la época de los vinos de intuición, en palabras de Muñoz, a la que también podríamos referirnos como vinos de terruño a la fuerza, si se tiene en cuenta que la tecnología disponible en aquellos momentos era bastante más rudimentaria que la de nuestros días. De este lote nos gustó especialmente la complejidad aromática del Montebaco 1994 (fruta negra en sazón con abundantes fondos de tabaco, cedro y cuero), así como un paladar vivo –a sus 23 años-, con médula y notables acidez y estructura. Del 2000 recordamos una nariz de fruta algo más madura y una boca fresca, aunque con leves síntomas de fatiga, mientras que del Vendimia Seleccionada 2001 (“más intervención en el vino, menos terroir”, en boca de su autor) nos quedamos con una nariz de marcadas confituras y especias dulces (vainilla, cacao), aunque en el paladar echamos de menos una mejor integración de sus poderosos taninos.

BÚSQUEDA Y ENSAYO. En la segunda tanda de vinos (Montebaco 2006 y 2010, Vendimia Seleccionada 2008) se podía apreciar un mayor peso del diseño, tal vez siguiendo el modelo del gusto internacional que dictaba por entonces el crítico americano Robert Parker. Más extracción, maceraciones más largas que se traducían en vinos más tánicos (a veces demasiado), y notable presencia de la fruta. Etapa “de búsqueda y ensayo”, nos pareció escuchar a los anfitriones. De la serie nos gustó Montebaco 2010, tinto consistente en todas las fases de la cata y con un apreciable potencial de crecimiento: boca sabrosa y expresiva, taninos frescos y jugosos, precedida de delicados aromas de frutilla silvestre y bosque umbrío bien matizados por tenues pinceladas de vainilla y cacao. También nos sedujo la contenida elegancia del paladar del 2006, así como la personalísima nariz vegetal (bayas negras, retamas, monte bajo) del Vendimia Seleccionada 2008, añada difícil y de maduración tardía en el Duero, pero finalmente bien resuelta.

Para terminar, tres tintos representativos de lo que los organizadores del encuentro llamaron “regreso al terruño”: Montebaco 2012 (el tinto actualmente en el mercado) y 2013 (del que poco podemos decir porque en la botella que nos tocó en suerte nos pareció apreciar un leve fondo de humedad), acompañados de Montebaco Cara Norte 2015, vino poderoso y maduro (algarroba, ecos anisados, gran cuerpo y concentración), una de las primeras incursiones de la bodega en los vinos de parcela. De esta etapa nos gustó particularmente la riqueza y profundidad del 2012. Nariz compleja, de gran armonía y sutileza (frambuesa y arándano, delicadas maderas preciosas, rasgos bituminosos, suaves notas de pimienta negra), paladar fresco y fino, de gran estructura sostenida sobre una magnífica acidez que le permitirá crecer durante largo tiempo en la botella.

Interesante sesión de cata para mostrar -desde el punto de vista de una de las bodegas destacadas de la zona- la evolución de los estilos de la Ribera del Duero a lo largo de las dos últimas décadas. Para disfrutar y para aprender. 

Restaurante Amparito Roca: TRIUNFAR EN EL FORO

Jesús Velasco. Restaurante Amparito Roca.

Para los cocineros, como para los toreros y los cantantes, Madrid sigue siendo un poderoso foco de atracción. Un claro objeto del deseo. Después de triunfar en Guadalajara, Jesús Velasco decidió probar suerte en la capital, a donde trasladó el … Sigue leyendo

Bodegas BSI (Jumilla): LA MODERNIDAD LLAMA A LA PUERTA

Bodegas BSI

  Encuentro en el restaurante madrileño Álbora para conocer los nuevos vinos de Bodegas San Isidro (BSI), un coloso jumillano que lleva años tomando el pulso a las preferencias del consumidor de nuestros días y afinando, en consecuencia, su amplia gama … Sigue leyendo

Bodegas Valdelacierva: LA CONSTRUCCIÓN DEL FUTURO

Instructiva reunión de cata hace unos días para conocer Valdelacierva Grano a Grano 2015, último lanzamiento de la bodega homónima, apuesta riojana del grupo Hispano Bodegas comandado por Juan Rivero y presente también en Rueda y la Ribera del Duero. … Sigue leyendo

Calatayud: GARNACHAS DE ALTURA

Garnachas de Calatayud

La Garnacha Olvidada de Aragón 2013, presente en una de las sesiones de cata del último Madrid Fusión, vino a confirmarnos que algo interesante está ocurriendo en el viñedo de Calatayud. Se trata de un tinto poderoso al tiempo que … Sigue leyendo

HOY COMEMOS CON JEREZ

“El Marco de Jerez no es un paisaje gastronómico muy distinto del que tenemos en Arriondas. La cercanía del mar y su despensa nos identifica con localidades como Sanlúcar y El Puerto. Resulta muy fácil armonizar nuestra cocina con sus … Sigue leyendo

“FIEBRE” GODELLO EN EL DUERO

Uva godello en Valdeorras

El poder de seducción de la uva godello se extiende a toda velocidad entre las bodegas del país. La Ribera del Duero, patria de tintos oscuros y vigorosos, no es una excepción. Algunos elaboradores de renombre apuestan estos días por … Sigue leyendo

LAS NUEVAS “GUERRAS” DEL CAVA

Vinos espumosos Catalunya

En vísperas de la última Navidad Bodegas Torres lanzaba al mercado su primer espumoso elaborado en España. Su nombre, Vardon Kennett, es un homenaje al viticultor y comerciante de vinos inglés propietario a principios del s.XIX de la finca Santa … Sigue leyendo

Tardanza Blanco 2015: SEDUCTORA RAREZA

HOY DESCORCHAMOS...B

TARDANZA BLANCO 2015. BODEGA: VIBE. TIPO: BLANCO. ZONA: D.O. UTIEL-REQUENA. UVAS: TARDANA. PRECIO: 7 €. GASTRONOMÍA: NAVAJAS DE LAS CÍES SALTEADAS CON ESPÁRRAGOS DE MAR, CONGRIO EN SALSA VERDE. CALIFICACIÓN: 92/100

tardanza-blancoCatamos este vino en el IV Salón de Vinos de Utiel-Requena que se celebró hace dos o tres semanas en el madrileño hotel Miguel Ángel. Se trata de una cita anual en la que nos gusta seguir la evolución de los vinos de la zona, en particular los elaborados con la uva aborigen bobal, con la que las bodegas están obteniendo más que interesantes tintos cosecha tras cosecha. Por allí estaban los reputados Cerrogallina 2013, Bobos Finca Casa la Borracha 2013 (Bodegas Hispaono+Suizas, que también exponía su pinot noir Bassus 2014), Cueva de la Culpa 2012 (Bodegas Murviedro, con un 20 por ciento de merlot), Finca La Beata 2013 (Dominio de la Vega), Pasión Bobal 2014 (Sierra Norte) o Bobal de San Juan 2015 (Viticultores de San Juan Bautista Vansalgiacomo 1831), entre otros. Este año, sin embargo, el vino que más nos sorprendió no fue un tinto sino este blanco de la variedad minoritaria tardana, conocida también en la zona como planta nova, coma o tortozón. No son muchas las bodegas que han prestado atención a esta vinífera hasta la fecha. Recordamos un vino naranja de Bodegas Cueva –Tardana Orange– y algún otro de Sebirán. En el Tardanza Blanco que hoy comentamos nos pareció ver una variedad de uva de fuerte personalidad y notable potencial de calidad. El nombre le viene de su tardía maduración –con frecuencia es cosechada después de las variedades tintas– y también es cultivada como uva de mesa.

VINOS DE CARÁCTER. El tardana de Vibe, bodega familiar de la pedanía requenense de El Azagador (Valencia) –quizá alguien la recuerde como reencarnación de las desaparecidas Bodegas Torroja–, es una edición limitada de uvas cultivadas a más de 700 metros sobre el mar, en suelos ricos en arcilla. Condiciones idóneas para lograr vinos de carácter y sólida estructura. Esto es, precisamente, lo que nos sedujo de este blanco: un paladar tan fresco como firme y equilibrado, muy seco, de magnífica amplitud y tacto de seda, precedido de una nariz expresiva, con predominio de aromas de fruta fresca. Ojalá sea un primer paso para la recuperación de una casta que ha estado a punto de desaparecer. Mini_baco_invertido

Sierra de Segura: LOS HÉROES DEL OLIVAR

Viajar a la Sierra de Segura, en la provincia de Jaén, debería ser una asignatura obligada para quien quiera conocer de verdad el valor del aceite de oliva virgen extra. Nosotros tuvimos ocasión de volver a visitar este paisaje excepcional … Sigue leyendo