30 Cosechas de Emilio Rojo: «DETESTARÍA EL VINO PERFECTO, SI EXISTIERA»

Emilio Rojo Bangueses (Arnoia, 1951), celebra estos días su cosecha número 30. Los vinos de este ingeniero de telecomunicaciones metido a viticultor –“cosechero minifundista”, como él mismo se define- tienen mucho de arte y ensayo. Llevan marcada a fuego la singularísima personalidad de su autor y no dejan indiferente a nadie: o los adoras o los ninguneas. Aunque muy pocos pueden permitirse estos lujos, porque su minúscula producción –nunca quiso hacer más vino que el que pudiera cultivar, embotellar y distribuir con sus propias manos- se vende por riguroso cupo, como el Lafite Rothschild. En la actualidad produce menos de 6.000 botellas anuales que se disputan los mejores restaurantes del país y algunos de los comerciantes más exquisitos del planeta. Blancos irrepetibles, salidos de sus 1,5 has de viña en el municipio orensano de Leiro. El regreso de Emilio Rojo a los paisajes de su infancia en 1987 (año de su primera cosecha) significó un antes y un después para los vinos del Ribeiro. Sus paisanos le admiran y respetan.

Pregunta.- ¿El vino le ha proporcionado en estos 30 años más amigos que enemigos, o lo contrario?
Respuesta.- Preferiría haber conseguido algún enemigo interesante, del que sentirme orgulloso y poder aprender algo. Pero no he tenido suerte. A cambio, he logrado hacer amigos estupendos que me hacen olvidar esta carencia.

P.- ¿Artista o artesano del vino? ¿Cómo prefiere que le vean?
R.- Como un campesino que trabaja a escala humana fuera de todos los ismos.

P.- ¿Cómo consiguió que Woody Allen sacara una botella de Emilio Rojo en una de sus películas? ¿Alguna otra celebrity que se haya interesado por su vino?
R.- Supongo que probaría el vino en Il Buco’, de Manhattan. A veces me cuentan que tal o cual famoso pidió una botella, pero se me olvidan pronto los nombres. Todos los clientes son celebrities para mí. Incluido mi peluquero, que trabaja las cabezas de los mejores artistas de Orense.

P.- En algunos ambientes tiene usted fama de esquivo, de no estar muy interesado en la crítica del vino ni en sus mentideros habituales.
R.- Parafraseando a mi padre, eu, ao meu. Prefiero estudiar las críticas de los vinos de otros, que son los que bebo.

P.- Algunos comerciantes y restauradores se quejan de que suelta su vino con cuentagotas.
R.- Siempre me empleo a fondo en lo que me gusta, como el trabajo en la viña, al aire libre. Esto me produce una estabilidad mental muy rentable, porque dulcifica el esfuerzo y, además, atrae a muchos compradores.

P.- ¿El mejor piropo que ha escuchado de un vino suyo?
R.- “Su vino es muy barato”. Lo dijo un ingeniero de caminos en una merienda con sus colegas, a la que me invitaron. Es gente acostumbrada a calcular la rentabilidad de las inversiones.

P.- ¿Y la crítica más feroz?
R.- Olvido fácilmente las críticas, porque la mayoría no llegan a interesarme. Trabajo más los aspectos abstractos y humanos del vino.

P.- ¿Se ha planteado alguna vez multiplicar el número de botellas que llevan su nombre en la etiqueta?
R.- Jamás. Después de 30 años he conseguido cosechar menos botellas que cuando empecé. Con el resultado de clientes cada vez más exquisitos. Esto me excita y me motiva para superarme.

P.- ¿Cómo sería, a su juicio, un vino perfecto?
R.- Detestaría la perfección, si existiera. Intentar acercarse a ella es más productivo, pero sin esclavizarse. Lo que busco en un vino es elegancia y sutileza.

P.- ¿Cuál de sus 30 cosechas le gustaría repetir?
R.- Ninguna. Espero mucho de las futuras. Como también decía mi padre, muriendo y aprendiendo.

P.- ¿Qué es lo que aprende un cosechero del Ribeiro después de 30 vendimias?
R.- A valorar los aspectos inmateriales del intercambio. Al final, aprecio más la personalidad y humanidad de mis clientes que su cartera.

Texto y fotos: José Ramón Peiró (Metrópoli)

Carta de verano: LHARDY PIERDE CALORÍAS

Cuando no existía el Teatro de la Ópera ni el Banco de España, cuando Cúchares estaba en el apogeo de su carrera como matador de toros, Lhardy ya servía comidas en su hermoso establecimiento de la Carrera de San Jerónimo. … Sigue leyendo

Tilo 2013 (Rioja): LA JOYA QUE LLEGÓ DEL FRÍO

Visita relámpago a Castillo de Cuzcurrita para conocer su nuevo tinto de gama alta: Tilo 2013. Es un vino de producción limitada (unas 2.500 botellas) con vocación de situarse en el estrecho círculo de los escogidos de Rioja. Su nombre … Sigue leyendo

Montebaco: VIAJE DE IDA Y VUELTA AL «TERROIR»

“Lo que pretendo es reflejar el paisaje de la finca Monte Alto en mis botellas”. “Un vino de terroir no es necesariamente un vino de calidad”. “La esencia de un vino está por encima de su calidad”. Con estas tres frases, César … Sigue leyendo

Restaurante Amparito Roca: TRIUNFAR EN EL FORO

Jesús Velasco. Restaurante Amparito Roca.

Para los cocineros, como para los toreros y los cantantes, Madrid sigue siendo un poderoso foco de atracción. Un claro objeto del deseo. Después de triunfar en Guadalajara, Jesús Velasco decidió probar suerte en la capital, a donde trasladó el … Sigue leyendo

Don Francisco Román: NOS DEJA UN TABERNERO SABIO

Cuando terminaba el pasado mes de mayo nos dejaba Francisco Román, “Don Paco”, jerezano afincado desde 1950 en Madrid, donde ejerció su erudición en el arte de Cúchares y regentaba la taberna que lleva su nombre, embajada de la cocina … Sigue leyendo

Bodegas BSI (Jumilla): LA MODERNIDAD LLAMA A LA PUERTA

Bodegas BSI

  Encuentro en el restaurante madrileño Álbora para conocer los nuevos vinos de Bodegas San Isidro (BSI), un coloso jumillano que lleva años tomando el pulso a las preferencias del consumidor de nuestros días y afinando, en consecuencia, su amplia gama … Sigue leyendo

Juan Piernas, Tr3smano, Montecillo, Flamingo Rosé… LLUVIA DE NOVEDADES EN PRIMAVERA

Juan Piernas, Montecillo Edición Limitada, Conde de MontecristoFramingo Rosé, Tr3smano

Primavera, esta que enfila su recta final, agitada donde las haya habido en el mundo del vino. Bodegas debutantes, casas históricas que se ponen al día, chaparrón de nuevas etiquetas… No hay duda de que los bodegueros españoles comienzan a … Sigue leyendo

Tío Pepe en Rama 2017: UN FINO EN LA CUMBRE

TÍO PEPE EN RAMA 2017. BODEGA: GONZÁLEZ BYASS. TIPO: FINO EN RAMA. ZONA: D.O. JEREZ. UVAS: PALOMINO FINO. PRECIO: 16 €. GASTRONOMÍA: LANGOSTINOS DE SANLÚCAR, CAZÓN EN ADOBO, PARGO A LA SAL. CALIFICACIÓN: 98/100 Lo hemos escrito en más de … Sigue leyendo

Bodegas Valdelacierva: LA CONSTRUCCIÓN DEL FUTURO

Instructiva reunión de cata hace unos días para conocer Valdelacierva Grano a Grano 2015, último lanzamiento de la bodega homónima, apuesta riojana del grupo Hispano Bodegas comandado por Juan Rivero y presente también en Rueda y la Ribera del Duero. … Sigue leyendo