Riojas del 64: QUIEN TUVO, RETUVO

DSC_1521_E

¿Qué fue de la histórica añada riojana del 64? Hace unas semanas tuvimos ocasión de comprobarlo en una cata organizada por el Consejo Regulador de la primera de nuestras zonas vinícolas. Un total de 11 botellas de la legendaria cosecha, si no la del siglo, como se la ha llamado con frecuencia, sí una de las más grandes, con las no menos míticas 1970, 1982 y 1994. Una verdadera exhibición de músculo que muy pocas zonas vinícolas del mundo pueden permitirse.

No hace falta decir que se trata de etiquetas raras y escasas, de esas que aún pueden verse de vez en cuando en las subastas londinenses para coleccionistas, pero fuera hoy de los circuitos habituales, con la excepción de un puñado de restaurantes regentados por enófilos recalcitrantes. De hecho hubo clamorosas ausencias, como Tondonia, Gran Reserva 890 o Castillo de Ygay. Y un dato revelador: de las 66 botellas que se abrieron para el medio centenar de catadores que se reunieron en el hotel Wellington de Madrid, sólo hubo que retirar una por defectuosa.

TRES VINOS DESTACADOS. Presidió la cata Luis Alberto Lecea y la dirigió el master of wine Pedro Ballesteros en compañía de Carlos Echapresto, patrón del restaurante riojano Venta del Moncalvillo y una de las autoridades en los vinos históricos de la zona, quienes ilustraron a la concurrencia con oportunas explicaciones sobre los vinos y sobre la Rioja de aquellos años. Por ejemplo, sobre una cosecha -1964- de abundantes lluvias en agosto, aunque sin botrytis, excepcionalmente generosa en cantidad y calidad. Una época en la que acababa de llegar el tractor a las viñas y el español medio todavía consumía al año 66 litros de vino frente a unos raquíticos 20 de cerveza.

En cuanto a la cata, hubo tres tintos que destacaron con claridad sobre el resto: Conde de los Andes (Bodegas Paternina, fresca y compleja nariz –mora, cedro, laurel-, fino paladar, sorprendentemente firme y vivo), Cune Reserva Especial (otro ejemplo de vitalidad, aromas de vainilla y eucalipto, paladar opulento, persistencia final) y Marqués de Riscal, nariz de fruta negra y mentol, rebosante de autenticidad en su espléndida madurez.

VINOS DE PALADAR Y VINOS DE NARIZ. Entre las ocho botellas restantes, quien firma estas líneas encontró lo que podría llamarse vinos de paladar y vinos de nariz. De los primeros le sorprendió agradablemente la entereza del Reserva Royal de Bodegas Franco-Españolas (admirable centro de boca), la firme tanicidad –precedida de una seductora nariz de herboristería- del Faustino Gran Reserva, la amplitud de registros del Martínez-Lacuesta Reserva Especial (balsámico también en la nariz) y la rara elegancia (cuero fino, tabaco inglés, mentol) del Viña Turzaballa de Ramón Bilbao.

Paladares fatigados en el resto de las marcas, aunque, por lo general, con interesantes rasgos aromáticos como testimonio de la grandeza que tuvieron en su día. Complejo el Monte Real de Bodegas Riojanas –contenidos aromas de la serie animal, mentol-, elegante el Honorable Gran Reserva de Gómez Cruzado –confitura de bayas, especias dulces- y muy maduros –vivos, pero en su ocaso- tanto el Marqués de Legarda Reserva de Bodegas de la Real Divisa como el Campo Viejo Reserva de la bodega homónima.

¿Y dónde pueden degustarse hoy estos vinos, se preguntará algún lector? Uno de los campeones indiscutibles de esta liga es Igor Arregui en su restaurante Kaia-Kaipe de Guetaria (General Arnao, 4. Tel. 943 14 05 00), casi una veintena de marcas riojanas del 64, algunos de bodegas desaparecidas. No lejos de allí, el imprescindible Rekondo (Paseo de Igeldo, 57. San Sebastián. Tel. 943 21 29 07). Y, cambiando de latitud, un par de direcciones más: el citado Venta de Moncalvillo (Daroca de Rioja. Tel. 941 44 48 32) y el celebérrimo Atrio (Cáceres. Tel. 927 24 29 28), cuya bodega regenta José Polo. ¿Precios? Imposible aportar una indicación fiable, pero si hay alguien interesado, que se prepare para lo peor. José Ramón Peiró (METRÓPOLI)

I EXPOSICIÓN OLIPREMIUM DE LOS NUEVOS DISEÑOS DEL ACEITE VIRGEN EXTRA ESPAÑOL

Mosaico NP_2

El diseño de los nuevos virgen extra tendrá una presencia destacada en el III Salón Olipremium

Una de las novedades importantes del III Salón Olipremium será la I Exposición de los Nuevos Diseños del Aceite de Oliva Virgen Extra. Pocos sectores de la moderna industria agroalimentaria del país cuidan, como el AOVE, la presentación de sus productos. Conscientes de esta realidad, los organizadores del Salón han decidido crear un espacio especialmente dedicado a este importante capítulo del marketing contemporáneo.

Además, los visitantes del Salón podrán votar, mediante urna colocada al efecto, por su diseño favorito. El nombre de la marca ganadora del concurso se dará a conocer a los medios de comunicación el 24 de febrero.

aceite-k2_EEl Salón Olipremium 2015 volverá a tener como escenario el hotel Villa Magna de Madrid. De este modo, los organizadores del encuentro se hacen eco de las sugerencias de numerosas almazaras participantes en la anterior edición, para las que difícilmente podría haberse encontrado un marco más en consonancia con la imagen que buscan proyectar los nuevos productores de aceite virgen extra español.

COLECTIVO OLIPREMIUM. A falta de 40 días para la apertura del Salón, son ya cerca de una treintena las almazaras que han confirmado su presencia en el hotel Villa Magna, todas ellas elaboradoras de una buena parte de los aceites virgen extra mejor valorados en los principales foros y guías internacionales.

Olipremium es una iniciativa del colectivo homónimo, integrado por Enrique Calduch, José Ramón Peiró y Juan Manuel Ruiz Casado, periodistas y especialistas en la comunicación sobre vinos y gastronomía, con especial dedicación desde hace años a la cata y la divulgación de los valores del aceite de oliva virgen extra, al que han dedicado numerosos artículos y publicaciones a lo largo de su trayectoria profesional. Mini_baco_invertido

RODA 2008

HOY DESCORCHAMOS...T

RODA 2008. BODEGA: RODA. TIPO: TINTO RESERVA. ZONA: D.O. CA. RIOJA. UVAS: TEMPRANILLO (90 %), GRACIANO (6 %) Y GARNACHA. PRECIO: 30 €. GASTRONOMÍA: SARDINA AHUMADA EN CALDO DE BACALAO CON ÑORA, CERCETA CON SALSA DE CIRUELA NEGRA. PUNTUACIÓN: 96/100

roda_reserva_2008_EEl autor de este vino, Agustín Santolaya, fue a principios de los noventa de la pasada centuria uno de los grandes renovadores de la enología hispana, en particular la de una Rioja que había visto en peligro su hegemonía en favor de zonas emergentes como la Ribera del Duero o el nuevo Priorato. Vimos nacer la bodega en el Barrio de la Estación de Haro y nos pareció un modelo de coherencia su proyecto vitivinícola, que en una primera etapa incluía el abastecimiento de uvas de hasta nueve emplazamientos distintos –y dispersos– de la denominación de origen, escogidos todos ellos –tras arduos estudios– según los patrones de calidad más avanzados de la época. Pasado más de un cuarto de siglo desde la fundación de la empresa –las instalaciones se inaugurarían cuatro años más tarde–, los vinos de la casa –Cirsion, Roda I, Roda y el benjamín Sela– explican por sí solos la trayectoria de una de las bodegas más reconocidas del país y con mayor proyección en los mercados internacionales.

PLACER INMEDIATO. Roda es el tercer vino de la casa en la jerarquía de precios, y se diferencia de su hermano mayor Roda I en que es un tinto que llega más deprisa a su apogeo o, si se prefiere, que está concebido para períodos de guarda algo más reducidos. De placer más inmediato, podría decirse también. Luego es cada añada la que impone sus leyes y sus tiempos de consumo. Este 2008 –cosecha complicada en Rioja y Ribera del Duero, pero muy gratificante para las bodegas que supieron entenderla– se muestra a la nariz algo hermético en un primer momento, pero a medida que pasan los minutos comienza a exhibir sus finos aromas de bayas rojas sobre fondo de vainilla, pimienta negra y cacao. En la boca es fresco y potente –quien firma no lo tomaría a más de 16 grados de temperatura–, con abundantes taninos bien esculpidos, de tacto acariciante, gran amplitud y larga persistencia. Mini_baco_invertido

Restaurante cubano Zara: EL CÁLIDO SABOR DEL TRÓPICO

ZARA

Sencillo y sabroso. Así es el restaurante Zara del madrileño barrio de Chueca, que en su nuevo domicilio continúa los pasos del que fundaron hace medio siglo los padres de Inés -actual propietaria y comandante de la sala- en su … Sigue leyendo

“De atún, almadrabas y sus capitanes”: BENIDORM, FORJA DE ARRÁECES

De atún...

La ciudad de Benidorm es célebre por sus rascacielos y sus magníficas playas, y también por acoger a lo largo del año a centenares de miles de turistas low cost, lo que le ha valido, desde un punto de vista … Sigue leyendo