Aceite Son Tovell: UN SUEÑO CON FINAL FELIZ

04 Proceso de vareado

Un día de vareo en Son Tovell. / SON TOVELL

Paqui Jaimez y Pedro Gómez están más contentos que unas pascuas porque este año han empezado a comercializar su aceite virgen extra como dios manda, es decir, en frasco de cristal de medio litro y con etiqueta registrada. Su marca es Son Tovell, como el nombre de la finca del que proceden las aceitunas, situada entre Porto Cristo y Son Carrió, en el municipio mallorquín de Manacor.

05122010490_E (2)

Pedro Gómez y Francisca Jaimez. / ST

Ambos nacieron en la provincia de Córdoba. Él, en Almodóvar del Río; ella, en Iznájar. Fueron de viaje de novios a Mallorca, se prendaron de la isla y, poco tiempo después, se trasladaron a vivir. En la memoria se llevaron la fotografía de los campos de olivos cordobeses y también el hermoso color esmeralda del aceite que habían tomado a diario desde la infancia. Cuando pudieron, Pedro es taxista y Paqui gobernanta de hotel, no lo dudaron un instante: adquirieron unas cuarteradas de tierra y un tractor, compraron en Córdoba pimpollos de hojiblanca y picual y los replantaron en la parcela de su propiedad, junto a media docena de olivos centenarios.

Durante años han elaborado artesanalmente el aceite para la familia y los amigos. Pero aunque no se lo contaban a nadie, su proyecto era ir un poco más lejos. Ahora, no sólo estrenan envase y etiqueta, sino que esta cosecha no han tenido que dejarse la espalda en la vieja prensa de capachos porque también han adquirido una pequeña centrífuga. Como la de los marqueses, pero a escala reducida.

FRUTADOS Y FRESCOS. En la última cosecha han embotellado tres aceites: uno de hojiblanca, otro de picual y un tercero de ullastre, que es como llaman los lugareños de Mallorca al acebuche u olivo silvestre. Cada uno con su correspondiente registro de sanidad, lo que les permite venderlos al consumidor final con todas las de la ley. Su medio millar de olivos viene produciendo, en un buen año como el presente, unos 2.000 litros.

El proyecto, mitad hobby y mitad morriña, promete. El virgen extra de acebuche, del que sólo han conseguido una limitadísima producción, ofrece aromas extraordinariamente frutados y frescos, entre los que predomina la almendra verde, mientras que en el paladar destaca por su intensidad, equilibrio –ni una nota más alta que otra- y finura. No hemos tenido ocasión de saborear el aceite de hojiblanca pero sí el de picual, en el que destacan unos limpios aromas que nos recuerdan la planta del tomate y el propio fruto, seguidos de un paladar gustoso, un punto salino, de suavísimas, casi imperceptibles, notas picantes y elegantes pinceladas finales de amargor.

En resumen, dos virgen extra más que interesantes. Portadores de la acusada personalidad de los zumos de aceituna de la mayor de las Baleares. A veces, sobre todo si se acompañan de entusiasmo y trabajo, los sueños pueden tener un final feliz. Mini_baco_invertido

FINCA SON TOVELL. VARIEDADES DE ACEITUNA: HOJIBLANCA, PICUAL Y ULLASTRE. DIRECCIÓN: CARRETERA PM-4021, KM. 11,700. PORTO CRISTO (MALLORCA). TELÉFONO: 0034 609 05 11 25.

Un pensamiento en “Aceite Son Tovell: UN SUEÑO CON FINAL FELIZ

Deja un comentario. Nos interesa tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s