Restaurante Al Forn (Dénia): UN MENÚ IMBATIBLE

Rusticidad y modernidad en el interiorismo. / JRP

Rusticismo y modernidad en el interiorismo. / JRP

Alberto Luchini, compañero de catas en Metrópoli –y sin embargo amigo–, publicaba hace un año un interesante artículo en Grastrópoli, el blog gastronómico de El Mundo, con una decena de direcciones en Dénia (Alicante) donde comer bien sin necesidad de fundir la tarjeta de crédito.

Aparte de por sus innegables y múltiples encantos, la localidad de la comarca de la Marina Alta figura en el mapa de los viajeros más exquisitos por dos razones. Una es la calidad de su gamba roja; otra, ser la cuna de El Poblet, el dos estrellas Michelin de Quique Dacosta, sin duda uno de nuestros templos contemporáneos del paladar.

Vasos_E

Arriba, detalle del mobiliario. Sobre estas líneas, el equipo del restaurante. / JRP y AF

Arriba, detalle del mobiliario. Sobre estas líneas, el equipo del restaurante. / JRP y AF

La rica despensa marinera de Dénia brilla sobre las mesas de los restaurantes consagrados, desde el tradicional Pegolí hasta el citado El Poblet, pero también en una pléyade de establecimientos populares fieles a las ricas tradiciones del entorno y a una materia prima de calidad difícil de igualar. De esos locales de precio más que razonable trataba el citado artículo de Luchini, al que sólo le reprochamos que no incluyera el estupendo restaurante Al Forn de les Deveses.

Ayer mismo pudimos revisitar ese viejo horno de pan situado en la hermosa plaza de Mariana Pineda, en el corazón de Baix la Mar, el barrio de pescadores de la localidad alicantina. Todo seguía en su sitio. Empezando por un estupendo interiorismo (viejo horno de leña y viviendas contiguas exquisitamente rehabilitados, paredes de piedra vista, vigas de madera), y siguiendo por un equipo humano (María, Ala, Valentina y Mariana en los fogones; Luca, Alberto y Amri, en el horno) que derrocha profesionalidad y simpatía a partes iguales.

El arroz al forn es la especialidad de la casa. / AF

El arròs al forn es la especialidad de la casa. / AF

La fórmula que nunca falla en Al Forn es un menú del día de cinco entradas al centro de la mesa –seis si contamos el pá amb tumaca y el all-i-oli con el que la casa recibe a los comensales-, un plato fuerte -a elegir entre dos arroces, varias de las pizzas de la carta o (versión aborigen del plato italiano) las tradicionales cocas de la tierra, entre ellas las de aceite, anchoas, atún o cebolla y salazones, y un postre. Todo ello al imbatible precio de 14 euros, vinos y bebidas aparte.

SEIS ENTRADAS, PRINCIPAL Y POSTRE. Las entradas son un compendio de las tapas y aperitivos más populares y representativos de la oferta local: buena ensalada aliñada con aceite de calidad, sabrosas y crujientes croquetas de jamón , fuente de pescadito de la cercana lonja –fresquísimo y jugoso, frito con maestría–, gamba roja a la plancha –de tamaño entre pequeño y mediano, pero de sabor impecable- y esos sabrosos mejilloncitos locales que siempre habíamos llamado de roca pero que ahora se anuncian bajo el nombre de clóchina, que es el vocablo valenciano para referirse al mejillón de cualquier tamaño y condición.

Y a continuación el arroz. Aquí se puede escoger entre el arròs al forn –fijo en la oferta, gran especialidad de la casa, con butifarra y costilla, servido en perol de barro- o el del día –el elegido por los comensales–, un arroz meloso de sepia y coliflor que llegó a la mesa en cazuela de hierro colado, perfecto de sabor y cocción… Una delicia.

De postre, un alarde de repostería casera: magnífica tarta de calabaza y chocolate, tiramisú, tarta de chocolate y galleta, helado de turrón… Para chuparse los dedos una vez más. Y acompañando el menú, el rosado alicantino Cesilia (15 €), uno de los más interesantes que hemos probado en mucho tiempo: seco y sabroso, lleno en el paladar, con casta y personalidad.

También se puede comer a la carta, en la que se incluye un sinfín de propuestas basadas en la despensa y la tradición lugareñas. Desde el pulpito seco –delicatessen que se acompaña de un hilo de aceite virgen extra– hasta las salazones de almadraba, los lomos de caballa al modo de la casa o un interesante surtido de carnes asadas al horno. Y lo dicho: siempre precios contenidos. Ni lo piense. J.R. Peiró

RESTAURANTE AL FORN. DIRECCIÓN: PLAZA DE MARIANA PINEDA, 1. DÉNIA (ALICANTE). TELÉFONO: 966 11 15 55. PRECIO APROXIMADO: 23 EUROS.

Un pensamiento en “Restaurante Al Forn (Dénia): UN MENÚ IMBATIBLE

Deja un comentario. Nos interesa tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s