Libro Ocho, Las Luces 2008: UNA GARNACHA EN LA CUMBRE

DSC_0713_E

Luis Nozaleda, fundador de Enate y Las Moradas de San Martín, durante el encuentro. / BACOMANÍA

Encuentro con Luis Nozaleda hace unas semanas en la madrileña Bodega Rosell para presentar en sociedad la cosecha 2008 de su Libro Ocho, Las Luces, top de gama de Las Moradas de San Martín, la apuesta del grupo bodeguero encabezado por Enate (D.O. Somontano) en la vertiente madrileña de la Sierra de Gredos.

Isabel-Galindo

Isabel Galindo, enóloga de la bodega. / LAS MORADAS DE SAN MARTÍN

Un tinto en el que se hace patente el compromiso de la casa matriz con el arte. Si muchas de las etiquetas de la bodega aragonesa incluyen la reproducción de una pintura original, lo que ha dado lugar a una espléndida pinacoteca, en el caso de Las Luces cada entrega incorpora un librito con un relato original a cargo de un escritor destacado del momento. El fragmento que se reproduce en la etiqueta de este 2008 lleva la firma de Lorenzo Silva, quien se une, bajo el mecenazgo de Luis Nozaleda, a otros reconocidos autores, como Ángeles Caso, Ramón Acín o Marta Rivera.

CEPAS CENTENARIAS. Sobre el paisaje donde nace este vino ya hemos hablado extensamente en estas mismas páginas, por lo que nos limitaremos a señalar que procede de garnachas de una pequeña parcela (3,25 has) de nombre Centenera, plantada hace ahora un siglo a casi 900 m. de altitud. Ahí es precisamente donde se fabrica la calidad de este vino, como recordó en la reunión Isabel Galindo, enóloga de la casa, quien se limita en la bodega a crear las condiciones idóneas para que desarrolle todo su potencial, que no es poco.

Año vitícola complicado este 2008, con abundantes lluvias en primavera y principios del verano que provocaron lo que los especialistas llaman un corrimiento de cosecha (flores que no pasan a ser frutos), lo que se tradujo en una importante reducción del rendimiento de las cepas. Luego, un verano fresco ralentizó la maduración de los racimos, propiciando el milagro con el que sueñan todos los elaboradores: la conjunción de un óptimo grado alcohólico (14,5º en este caso) y una completa madurez fenólica. Ello equivale a decir buen desarrollo aromático, vinos con cuerpo, taninos maduros y mayor capacidad de guarda.

LASLUCES2008En la bodega, como decíamos, tratamientos respetuosos con la calidad de la materia prima. Desde una mesa de selección para separar los mejores racimos hasta una maceración en frío de siete días previa a la fermentación y una crianza de 21 meses en barrica de roble francés de 500 l., doce de ellos en presencia de lías. Cinco años de botellero hicieron el resto. ¿Resultado? Uno de esos vinos a los que hay que esperar diez minutos una vez servidos en la copa. Lo que aparece entonces es una nariz fina y potente, rica en matices (bayas maduras, regaliz, notas de lavanda y nuez moscada, cacao, ecos minerales), seguida de un paladar firme, de gran amplitud y exultante carnosidad, poderosa estructura y larga persistencia. Un tinto que se puede disfrutar ya, si bien crecerá mucho en uno o dos años más de botella. No es barato (28 €), pero vale lo que cuesta. Mini_baco_invertido

Deja un comentario. Nos interesa tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s