Nivarius Maturana Blanca 2015: POR FIN, UN VINO MINERAL

HOY DESCORCHAMOS...B

NIVARIUS MATURANA BLANCA 2015. BODEGA: NIVARIUS. TIPO: BLANCO CRIADO SOBRE LÍAS. ZONA: D.O.CA. RIOJA. UVAS: MATURANA BLANCA. PRECIO: 9 €. GASTRONOMÍA: BERBERECHOS AL VAPOR, LUBINA A LA SAL CON SALSA HOLANDESA. CALIFICACIÓN: 94/100

Tierra mojada, yeso húmedo, tiza… Uno nunca ha sido muy agudo a la hora de captar los matices minerales (ese término que tanto se repite en las descripciones de algunos críticos cuando no saben qué decir de un vino), pero en el maturana blanca que nos ocupa, a quien firma estas líneas le ha parecido apreciarlos sobresalir con nitidez de un complejo mosaico de aromas. Nivarius es una bodega que sólo vinifica uvas blancas. Podría hacer vinos de todos los colores, como tantas en la propia Rioja. Pero a sus propietarios, que a pocos metros de la anterior disponen de una segunda bodega de tintos, Proelio, les pareció conveniente en su día separar dos líneas de elaboración que, tecnológicamente hablando, tienen poco que ver entre sí. Nos gustó mucho el año pasado el Nivarius Tempranillo Blanco 2014 de su colección de monovarietales. Y nos gusta más, si cabe, este maturana blanca que ya pudimos catar hace unos cuantos meses mientras terminaba de afinarse sobre lías en los fudres de roble francés en los que había fermentado.

DE NIÑO A HOMBRE. Pasado el tiempo, lo que ha perdido en juventud y facilidad de trago, lo ha ganado con creces en sutileza y complejidad. El niño ha crecido y se ha hecho adulto. De la nariz nos cautiva esa impronta mineral de la que hablábamos al principio, pero también un deslumbrante abanico de registros frutales -melón, pera limonera, piña madura, piel de naranja- entrelazados con aromas de manantío y flor de azahar. Inmejorable antesala para una boca sedosa, fresca y llena, de gran amplitud y que se eterniza en un final al que vuelven los matices de la nariz. Seguirá ganando en la botella.

Y un aviso a navegantes: en este momento (28/03/2017) hay que descorchar la botella con al menos una hora de antelación, para que las piezas del vino terminen de encajarse. Si no hay tiempo, lo mejor es decantarlo en un recipiente de base ancha; incluso jarrearlo. Absténganse los amigos del placer báquico inmediato. O, mejor, que vayan a la tienda de chuches de la esquina. 

Deja un comentario. Nos interesa tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s